De idea a mercado en 6 semanas con Lean Startup - Parte 1

May 27, 2020

Ahora que llevamos bastantes semanas encerrados en casa por culpa de la pandemia del coronavirus, pero que podemos ver la luz al final del túnel, creo que es buen momento para hacer un buen repaso de cómo hemos llegado hasta aquí y cómo va a seguir esta startup que ahora llamamos Bûmerang.

En setiembre de 2019 me embarqué en este proyecto que está, prácticamente, cambiando mi vida. Llevo más de 5 años metido en el mundo de la economía circular, el packaging sostenible, la innovación y las metodologías ágiles de emprendimiento como el lean startup, pero no ha sido hasta ahora cuando todos estos aprendizajes están, por fin, dando sus frutos (cabe decir que Bûmerang aún está lejos de convertirse en un éxito, pero no paramos!).

Mi idea inicial de proyecto era aplicar los principios de la economía circular para crear un packaging sostenible para el sector de la comida para llevar y el delivery. Ya había visto modelos similares al que tenía en mente funcionando en Estados Unidos y Suiza, pero no terminaban de cuajar del todo y además no siempre aplican bien los modelos de negocio innovadores que la economía circular presenta como la servitización de productos.

¿Qué es la metodología lean startup?

Lo más importante cuando innovas es recoger feedback al menor coste posible.

La metodología lean se basa en: a partir de un problema que quieres solucionar, planteas una solución, un mercado al que se la puedas ofrecer y unos canales a los que vas a llegar a ese mercado. Por último planteas una o varias hipótesis de monetización.

Entonces decides qué es aquello que puedes construir para poder validar tu solución, mercado, canal y via de monetización de la forma más rápida y más barata. A esto último en la jerga lean startup se le conoce como un MVP (Minimum Viable Product). Una vez has recogido el feedback, vuelves a comenzar con lo aprendido y vas iterando e iterando hasta conseguir llegar a un producto, mercado, canal y modelo de negocio que te permitan escalar. ¿Suena fácil, verdad?

Lean Startup hereda su nombre del sistema de producción de Toyota, el cual a mediados de los 50 implementó su metodología Six sigma que buscaba reducir al máximo el tiempo perdido de sus empleados de la cadena de producción en tareas no necesarias como buscar en una caja un cilindro de determinado tamaño.    Esta noción de eliminar al máximo el desperdicio, traspasó fronteras de forma rápida y de repente todas las cadenas de montaje trabajaban con el método lean six sigma. Los emprendedores Steve Blank y Bob Dorf vieron que los mismos principios se podían aplicar a la creación de startups, ya que el problema principal de las startups es que normalmente ofrecen una solución tan innovadora que necesitan ir cambiando e iterando a medida que los clientes les dicen qué es lo que quieren  y que no. El problema de esto, es que cada cambio es quemar dinero y si no vas con cuidado, cierras antes de llegar a dar en el clavo.

Como he dicho, antes de comenzar con Bûmerang, ya había hecho mis pinitos de emprendedor e intentado aplicar metodologías ágiles de emprendimiento, tanto con mis proyectos pasados de Rebueno -consultoría de sostenibilidad para festivales- como con Go Zero Waste app -dónde conseguimos 10.000€ a través de un crowdfunding para crear la app- siempre intentaba salir al mercado lo más rápido posible e ir amoldando el producto y servicio al feedback recibido, de todas formas, nunca lo había conseguido del todo.

Problema, solución e hipótesis

Por suerte, antes de comenzar esta aventura me topé con los cracks de Noba, socios de Bûmerang y que me ayudaron mucho en estas primeras etapas para crear el primer MVP.

El problema que quería solucionar era claro:

Los residuos de los envases de plástico de un solo uso en la comida para llevar.

La solución que proponía también:

Un sistema de envases reutilizables que funcionaría con una red de restaurantes distribuida que permitiría una gran comodidad a la hora de poder devolver el envase reutilizable en cualquier otro punto de la red.

En uno de los talleres que hicimos, realizamos un brainstorming entorno a 3 áreas:

  • Puntos de muerte del negocio (Pre Mortem)
  • Suposiciones e hipótesis que necesitamos validar

Algo que yo nunca había hecho era imaginar qué cosas pueden hacer que tu negocio muera de la noche a la mañana, es muy importante tenerlos claro y validarlos lo antes posible con clientes o partners, ya que si no lo haces y no eres consciente de ellos tu trabajo de meses o años puede ser en vano.

Las suposiciones son aquellas cosas que crees que sabes pero realmente no sabes y que no sabes si los otros saben, es todo aquello que comienza con: "yo creo que..." "normalmente..." "seguramente si pasa esto...". En nuestro caso, algunas eran:

  • Los restaurantes de comida para llevar no tienen lavavajillas
  • La gente está dispuesta a hacer un sobre esfuerzo económico para una solución sostenible
  • Hay una demanda de comida para llevar importante
  • Seguramente la gente no estará preocupada por alergias o contaminación cruzada (esta ahora con el Covid-19 puede ser que cambie)
  • Seguramente la gente no quiere apps para esto

Con todo esto ya me podía poner a diseñar mi MVP

Creación del MVP

Primera comida en Bûmerang y primer residuo evitado

Era mi primera vez creando un MVP desde cero utilizando la metodología lean startup, necesitaba ir rápido y salir al mercado sin preocuparme demasiado de las cosas que no funcionarían. Crear un servicio basado en los principios de la economía circular tenía muchas patas, así que decidí estructurar mis tareas en diferentes verticales y crear una pequeña pizarra Kanban por cada área que quería atacar.

  • Ventas
  • Operaciones
  • Marketing y comunicaciones
  • Servicio / producto
  • Modelo de negocio

Os dejo con una foto de mi rudimentario Kanban en la pared del comedor de mi piso

Kanban MVP para Bûmerang (en la pared había un mapa del mundo antes)

En las próximas semanas iré detallando el proceso y el trabajo realizado en cada una de esas áreas.

¿Por qué comparto esto?

Las historias que vemos en los periódicos, suelen estar sesgadas y llenas de optimismo. Dejan a un lado la verdadera esencia del emprendimiento, la determinación, constancia y fuerza de voluntad. Bûmerang aún está muy lejos de llegar a ser una empresa sostenible, pero compartir nuestro camino es mi forma de devolver a la comunidad emprendedora todo lo que ya me ha dado y de ayudar a lxs futur@s emprendedor@s circulares.

¿Quieres que te avisemos del siguiente post?

Compartiremos el camino de Bûmerang, los mejores consejos para un negocio de comida para llevar sostenible y mucho tips de cómo ser zero waste
Muchas gracias por suscribirte a Bûmerang!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ayudar al planeta nunca había sido tan fácil

#doyoubumerang ?

Únete ahora

100% gratuito

100% circular